Un perro, una sonrisa 

Nuestros perros reflejan la humildad y la humanidad que reside en nuestros corazones y en nuestra
alma, nos hacen ser mejores personas cada día, aprendiendo de su lealtad y de su generosidad
forjaremos un futuro mejor y más sereno para todos.

Sabemos, que un perro con determinada educación y adiestramiento en habilidades es perfectamente capaz, no sólo de contribuir vitalmente a diversas necesidades diarias del ser humano dependiente, tanto físicas como psíquicas, sino que resulta ser un potente facilitador social, lo que implica un contribución rápida, natural e imperceptible a la inclusión social de las personas con discapacidad.

La Constitución Española reconoce, en su artículo 14, el derecho de igualdad de todos los españoles ante la Ley. En el artículo 9.2, además, refuerza este principio al establecer que corresponderá a los poderes públicos promover las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en los que se integra sean reales y efectivas.

La Convención Internacional de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las personas con discapacidad, ratificad por el Estado Español (BOE 21/04/2008) impone la obligación de promover, proteger y asegurar el goce pleno y en condiciones de igualdad de todos los derechos humanos y libertades fundamentales para todas las personas con discapacidad y promover el respeto de su dignidad inherente.

En su artículo 9 regula la accesibilidad de las instalaciones y servicios abiertos al público o de uso público a fin de que las personas con discapacidad puedan vivir de forma independiente, así mismo, en su artículo 20, se insta a que los estados partes adopten medidas efectivas para asegurar que las personas con discapacidad gocen de movilidad personal con la mayor independencia posible y, entre ellas, la de facilitar el
acceso de las personas con discapacidad a formas de asistencia humana o animal e intermediarios, tecnologías de apoyo, dispositivos técnicos y ayudas para la movilidad de calidad.

La Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea, en su artículo 26, consagra el derecho a la integración de las personas con discapacidad, reconociendo y respetando el derecho a beneficiarse de medidas que garanticen su autonomía, su integración social y profesional y su participación en la vida de la comunidad.

En el ámbito autonómico, El Estatuto de Autonomía de Castilla y León, como norma básica por la que se rige la Comunidad Autónoma recoge en su articulado los derechos de las personas con discapacidad y las
obligaciones de los poderes públicos descritos anteriormente. Más concretamente, el artículo 56 de la Ley 2/2013 de 15 de mayo, sobre Igualdad de Oportunidades para las Personas con Discapacidad, establece que las Administraciones Públicas promoverán la utilización de animales de asistencia para facilitar la movilidad y autonomía de las personas con discapacidad que requieran este tipo de apoyo, garantizando que se permita su libre acceso, en la forma que se establezca reglamentariamente, a todos los lugares, alojamientos, establecimientos, locales, transportes y demás espacios de uso público sin que ello conlleve gasto adicional alguno.

Ya en la Ley 3/1998 de 24 de junio sobre accesibilidad y supresión de barreras arquitectónicas establece la posibilidad de acceder acompañadas por perro guía a todos los lugares, alojamientos, establecimientos, locales, transportes y demás espacios de uso público a todas las personas con discapacidad visual u otras que por su discapacidad física o psíquica asó lo hiciera preciso. Teniendo en cuenta que ya en el año 1998, la citada Ley habla de perros de asistencia distintos a los perros guía, y que en el artículo 13 del Estatuto de Autonomía, apartado octavo, se reconoce expresamente el derecho a la igualdad de trato y de oportunidades, es obvio que actualmente existe por un lado una discriminación real entre los usuarios de los denominados perros guía para personas con discapacidad visual y las personas usuarias de perros de asistencia para otro tipo de discapacidades, por una falta de regulación del acceso al entorno de estas últimas, ya que como sabemos, los perros guía gozan desde hace años de regulación legal.

Así mismo, entendemos que existiendo desde hace más de 15 años normativas que obligan a la regulación de la accesibilidad al entorno, promueven y garantizan la igualdad de oportunidades e integración social y establecen las figuras de “perro de asistencia” y “usuario de perro de asistencia”, y existiendo ya un Anteproyecto de Ley de acceso al entorno de las personas usuarias de perro de asistencia en la Comunidad de Castilla y León, se de prioridad a la aprobación de este Anteproyecto de Ley y además se promuevan las ayudas necesarias a las entidades que estén en disposición de formar Unidades de Vinculación para entregar a los usuarios perros de asistencia tan demandados como necesarios en la actualidad.

Es nuestra misión, por lo tanto, promover e incentivar la formalización en Ley de este Anteproyecto, así como las ayudas necesarias a las Entidades de Adiestramiento / Colaboradoras y a los futuros usuarios de perros de asistencia para que sea efectiva la entrega de los mismos.
Una vez aprobada la Ley de acceso al entorno de las personas usuarias de perro de asistencia en la comunidad de Castilla y León, crear una Entidad Colaboradora y de Adiestramiento para llevar a cabo el proceso de entrenamiento, educación y socialización de los perros de asistencia y su vinculación y adaptación final a la persona usuaria, así como para promover el acceso de las personas al uso de un perro de asistencia y que llevan a cabo la supervisión, el apoyo y el seguimiento de la unidad de vinculación, en el ámbito de los servicios sociales de la comunidad autónoma de Castilla y León, más concretamente en la Comarca de El Bierzo.

 

*Puedes descargar ver el proyecto pinchando sobre la imagen.*